Camiseta del barcelona en el clasico


La constitución del Barcelona Foot-ball Club nos ha dejado lamentablemente pocos registros y, aunque se sabe que la presidencia recayó en el cónsul británico, apenas nada más se sabe de su junta directiva, salvo que los señores Reeves, inglés y Cochran, escocés, ejercían siempre como capitanes en los dos bandos en los cuales se dividían cada domingo los miembros del club. Explicadas las intenciones de los escapulados a los directivos rojillos, estos últimos conscientes de que es una gran oportunidad para recobrar en parte un exitoso pasado y, además, pueden unificar bajo una sola entidad a toda la afición graciense, dividida en varios frentes, el 20 de junio en los salones del Círculo Artístico de Gracia llegan a un preacuerdo de fusión mediante el cual el resultante se denominará Cataluña Fútbol Club pues, entre uno de sus cometidos, barca camiseta está el que todos los jugadores tengan su origen en la región como vienen haciendo los clubs vascos en los que tanto se miran.

Real Club de Regatas, una sociedad barcelonesa constituida en 1881 donde, cultivando la amistad, parte de sus miembros empezaron a mostrar cierto interés por un desconocido deporte para ellos como era el fútbol y, tras un rápido aprendizaje, el 25 de diciembre de 1892 se concertaba en los aledaños del velódromo de Bonanova, sede de las prácticas de los británicos, su primer encuentro documentado en prensa. Jon Iñaki Aspiazu, el segundo de Valverde, ha aclarado en declaraciones a Barça TV, que la suplencia de Busquets se debe únicamente a las rotaciones : «Hay muchos partidos y tenemos que intentar dar descansos». Los de Ancelotti llegan con grandes sensaciones después de los dos primeros partidos amistosos de la temporada. Terminado el torneo se concertaron encuentros amistosos frente a otros clubs de la región aunque, entre los aficionados, común en las conversaciones era lo que había y estaba pasando con su vecino, el C.D.

Empezado paralelamente el campeonato 31/32 de Segunda División a finales de noviembre, el Campo del Guinardó situado entre las calles Marina, Lepanto y Encarnación estrenado el 8 de diciembre de 1923 en un encuentro disputado entre los europeístas y el conjunto hungarés Szombathely A.K. Júpiter, conjunto al que se derrotó 5-3 en casa pero con el que se perdió 1-0 en la vuelta no sirviendo la eliminatoria al ser reducida la Serie A nuevamente a seis participantes. La victoria ‘in extremis’ contra la Real Sociedad (0-1) y la derrrota ante el Shakhtar (1-0) han dejado conclusiones similares: el equipo no está acertado y atraviesa por un bache futbolístico importante. Fruto de ello en otoño de 1893 -el comienzo natural de la temporada futbolística- y según se insinúa en la prensa, quedó constituido el Barcelona Foot-ball Club -identificado en prensa como Sociedad de Foot-ball Barcelona-, un club mixto británico-español creado ex-profeso para la práctica futbolística cuya presidencia fue ofrecida con posterioridad al cónsul británico, Mr. C.D. Europa dispongan, como filiales, de un equipo aficionado en la Liga Amateur, dependiente de la Federación Catalana y apostándose todo el futuro inmediato de la operación a que la afición responda. Sevilla F.C. La Federación Española, muy preocupada por la posible desvirtualización del torneo, interviene y paga el desplazamiento de la jornada decimosexta hasta Asturias donde los gracienses se han de enfrentar al Sporting Club de Gijón, estallando todo por los aires cuando el 27 de marzo, en casa, no se juega ante el C.D.

El martes 19 de julio, con otros aficionados de la barriada barcelonesa, queda constituido la Unió Sportiva Gracia, conjunto que asumirá la recuperación del fútbol graciense mientras el todavía vivo C.D. Martinenc, conjunto al que derrotó 2-3 en un encuentro a cara de perro conservando su puesto. Reglamento en mano, retirado del campeonato y su casillero, con dos victorias y un empate, puesto a cero, siendo la primera vez que esto sucede en un torneo de Liga nacional a nivel profesional. En cuanto al Cataluña F.C., languideciente pero todavía no disuelto, en abril de 1932 como colista de Primera Categoría catalana encara el torneo de Promoción defendiendo, junto a F.C. Europa pierde los pocos jugadores que mantenía y, de repente, sin dinero, jugadores y sin poder hacer frente a los costosos pagos mensuales del Campo del Guinardó, convencidos de que su destino es competir como uno más en la Liga Amateur catalana, la única tabla de salvación para no perder la plaza en Segunda División es una hipotética fusión con el Gracia F.C. Tras la marcha del presidente europeísta Antonio Massoni a la Federación Catalana en la que consigue un puesto dentro de su Junta Directiva, el 22 de septiembre queda definitivamente constituida la Junta Directiva graciense -ahora catalanista- tras los últimos arreglos siendo presidida por José Jorba acompañado de José Vila Cardona en la primera vicepresidencia, Pedro Poch Junyent en la segunda vicepresidencia, Evelio Más Blanch como tesorero, Manuel Agustí Carreras en el puesto de contador, Enrique Martínez Catá como secretario y Ramón Margalef Bausells como vicesecretario.